Adsense

domingo, 23 de noviembre de 2014

Gusanos

autro image
Los gusanos pertenecen a lo subterráneo, a lo inferior. Reptan, se arrastran. Permanecen vinculados a la muerte, a lo que se descompone y brota de lo putrefacto. En síntesis, poseen una energía poco envidiable porque es una energía que en lugar de asociarse con lo superior es reptante y generalmente viscosa, peluda y repugnante. De tal manera que resulta ofensivo y denigrante llamar a alguien “gusano” porque es separarlo y aislarlo del contexto humano; situarlo en la región más baja donde se mueven las larvas, el mundo ápodo, blando, invertebrado; el ámbito de lo vil y despreciable. De lo degenerado. Para el nazismo el arte moderno era degenerado y, sin embargo, robó obras de sus más grandes autores. Lo era también para José Stalin que se crispaba cuando escuchaba las obras de Shostakovich y recelaba de Serguei Mijailovich Eisenstein por ser judío. Lo es para el socialismo bolivariano que solo auspicia y ensalza el arpa, las alpargatas y las maracas.
Gusano fue el calificativo que endilgó Fidel Castro a quienes adversaban el régimen que abusivamente impuso a los cubanos en una práctica política propia de los regímenes fascistas y dictatoriales. En el caso cubano se llegó a identificar y a equiparar con los gusanos a los delincuentes más sórdidos y a los homosexuales, y así fueron congregados en el puerto de Mariel y marcharon al exilio confundidos, unos con otros, poetas, homosexuales y delincuentes de escarnio, con el estigma de ser todos gusanos de reptante energía.
La imagen de una isla llena de gusanos en medio del verde esmeralda del mar Caribe fue la de una podrida víscera de odio brotando con desmesurado ímpetu desde las profundidades de la maldad.
Ignorábamos los venezolanos que muchos de nosotros terminaríamos ápodos e invertebrados arrastrándonos por los charcos de petróleo del país humillado y ofendido por un obtuso y mediocre militarismo. El comandante extinto no nos acusó de ser gusanos, pero mostró el carácter balurdo de su hostilidad cuando con lenguaje de espesa vulgaridad decapitó la gerencia cultural del país gritando: “¡Tas’ ponchao!”, cada vez que nombraba a sus víctimas en lo que ha sido la mayor atrocidad perpetrada contra la cultura en la historia del país. En cualquier caso nos calificó de majunches y lacayos del imperialismo (si recordamos sus epítetos más amables) mientras lanzaba en Puerto Ordaz besitos volados al sátrapa cubano y le entregaba el país “libre” no solo de larvas repugnantes sino de sus madrigueras sistemáticamente destruidas. Es decir, las arrasó entendiendo por “madrigueras” los lugares retirados y escondidos donde se oculta la gente de mal vivir, pero que, contrariamente, yo he conocido como las “instituciones” del país: políticas, económicas, sociales y culturales. Las destruyó y creó otras, pintadas de rojo, para que se ocultaran en ellas rufianes, narcos y corruptos de toda clase, envergadura y condición.
Hay quienes mencionan el gusano de la conciencia, que es el remordimiento nacido del mal obrar, pero los remordimientos nada tienen qué ver con estos autócratas caribeños obnubilados y consagrados por la adulación de sus seguidores al punto de aceptarse como la verdad única, salvadora y mesiánica que los llevará algún día al Panteón de los Héroes. No lo saben o simulan no saberlo, pero son ellos los verdaderos gusanos. Prefiero recordar aquellos otros, repelentes que, gracias al movimiento plástico y literario de los años sesenta llamado El Techo de la Ballena, comenzaron a salir el 2 de noviembre de 1962 de los cuadros de Carlos Contramaestre en elHomenaje a la necrofilia porque, al menos, tenían un significado de protesta y rebeldía que sacudió la mansedumbre del país.

Perseguir fantasmas

autro image
Cada vez que Nicolás Maduro habla de la “revolución dentro de la revolución” no hace sino recordarnos que Chávez fracasó, que después de 15 años y más de 1.000 millones de dólares, estamos otra vez en crisis, tratando de reflotar permanentemente la utopía. Ya parece un chiste: ante cualquier problema, ante el más mínimo inconveniente, el gobierno acude a una supuestamente novedosa re-revolución. Maduro es un demagogo en modo defensivo. Acusa a la realidad de golpista mientras se dedica a reinventar sus promesas.
Es asombrosa la cantidad de revoluciones que el gobierno ha propuesto durante todos estos meses. La revolución bancaria, la revolución económica productiva, la revolución del Estado, la revolución fiscal, la revolución del conocimiento, la revolución del socialismo territorial, la revolución alimentaria, la revolución de la profundización de las misiones, la revolución tributaria, la revolución ética… Al paso que va, Maduro terminará su gobierno hablando de la revolución de los semáforos, la revolución de los tallos de orégano orejón, la revolución de la siembra de cariaquito morado, la revolución de los revolucionarios que no revolucionan la revolución.  
Al parecer, se trata de un inmenso y desordenado juego retórico que permite mantener más o menos caliente la temperatura de la esperanza, mientras la casta (como la llamaría Pablo Iglesias, si Pablo Iglesias fuera venezolano) sigue acumulando poder y apropiándose o controlando todos los espacios independientes del país. Necesitan que el mito de la revolución siga bullendo, de cualquier manera, mientras se consolidan como la nueva oligarquía del país.
Hace poco anunciaron una flamante “revolución policial”. Debido a una circunstancia violenta aún no aclarada, una balacera entre funcionarios y grupos civiles armados que también actúan como si fueran funcionarios, la revolución anterior se frunció, cayó en desgracia y fue pateada hasta el fondo de la historia. Así, entonces, de la nada ideológica del desespero, surgió una nueva revolución. Como reacción oficial ante el desastre. Como manera de ocultar la realidad. Como parapeto.
Y comenzó de la misma manera como han empezado todas las revoluciones promovidas anteriormente: ¡con una comisión presidencial! Aquí hasta los supuestos gobiernos populares nacen, se rigen y son administrados por una cofradía que depende del Palacio de Miraflores. La idea de participación que tiene el gobierno es cada vez más reducida. No necesitan al pueblo para hacer revoluciones. Lo de ellos es otra cosa. La revolución es un papel. La revolución es trámite, un fetiche, una mercancía.
Ya nos estamos acostumbrando a que los cierres de los períodos habilitantes tengan algo de orgía, de apuro y exceso, de danza incomprensible, cuya resaca llega con la Gaceta Oficial y tiene efectos incurables. En este contexto, y a cuenta también de la “revolución policial”, esta semana Maduro firmó una nueva ley anticorrupción y anunció la creación de un cuerpo de seguridad dedicado especialmente a la lucha contra ese flagelo.
He pasado días tratando de imaginar cómo podría ser ese comando galáctico, esa pandilla de superhéroes bolivarianos, capaz de enfrentarse a monstruos tan grandes como la bancada oficialista, que controla la Asamblea Nacional y que lleva años impidiendo cualquier debate público sobre la corrupción. ¿Acaso eso no es ya una forma de complicidad? ¿No deberían comenzar investigándolos a todos?
Mientras la élite se dedica a concentrar más poder, el espectáculo de la revolución continúa. La producción de espejismos no puede detenerse. No han podido, en casi un año, cumplir la promesa de mostrarle al país la lista de las empresas de maletín que se robaron más de 20.000 millones de dólares. Han impedido que avance cualquier denuncia. No han querido investigar a fondo ningún caso. Pero que nadie se angustie. Ahora sí viene la revolución remoral. Ya tenemos una nueva ley. Ya tenemos una nueva policía especializada en perseguir fantasmas.

¿Para ir contra la corrupción o para ocultarla?

autro image
Las más de 50 “leyes” y “reformas” aprobadas por Maduro para cerrar el ciclo de su Ley Habilitante no tienen el propósito de reactivar la ruinosa economía venezolana, ni de disminuir la escasez o reducir la creciente pobreza de los 2 últimos años (la canasta familiar subió en octubre a 26.576 bolívares, equivalentes a 6,3 salarios básicos). Tampoco aminorar la inflación o estimular la producción nacional, y mucho menos cumplir su promesa de luchar contra la corrupción o combatir la inseguridad. Lo que busca Maduro es centralizar aún más su poder, cada vez más autoritario y con menos apoyo popular, y sustentarlo en las “comunas”, figura que no está en la Constitución. Esas leyes “ahondan la inseguridad jurídica e instauran un estado de excepción permanente porque violan garantías constitucionales que ni siquiera en estado de guerra pueden suspenderse”, apuntan los expertos (El Nacional 21/11/2014). Amparadas en la aprobada “ley de las comunas”, con varias de esas nuevas “normas” se pretende despojar a alcaldes y gobernadores de sus atribuciones y presupuesto y otorgárselos a las “comunas”, cuya estructura rompe con el principio democrático de la elección directa en primer grado para escoger a “los enchufados” que ejercerán las funciones ejecutivas de mando en el ámbito territorial de estados y municipios, como nos recuerda Antonio de la Cruz. Es decir, que bajo el falso manto del “poder popular”, el castrocomunismo de Maduro pretende sustituir a los alcaldes y gobernadores, elegidos democráticamente por el pueblo, por “comunas” cuyas órdenes y dirección provienen del poder central
La cama está tendida en el deficitario presupuesto de 2015 para las “comunas”: los dos únicos “proyectos” que recibieron aumentos escandalosos, comparados con la merma de los recursos para educación, salud y seguridad, fueron los de las “comunas”, que crecerán 62% y los de medios y propaganda oficial, que recibirán 3.610 millones de bolívares, con lo que podrían construirse 301 escuelas (El Nacional 17/11/2014). En ese presupuesto se comprueba que la PNB no podrá expandir sus planes de seguridad por falta de recursos porque en 2015 apenas le asignaron 2,2 millardos de bolívares de los 15,5 millardos que necesita. Haciendo caso omiso de la pandemia de dengue y chikungunya, Min-Salud redujo 46% el presupuesto para control de zancudos.
Con las leyes tributarias Maduro arremete con mayor crueldad contra el sector privado, acosado por las “expropiaciones” y ahora por la escasez brutal de divisas que han hecho mermar la producción agrícola e industrial de manera alarmante. El presidente de Fedecámaras calcula en 10.000 millones de dólares la deuda del sector, al que sus proveedores internacionales le han cerrado el crédito porque el gobierno no entrega las divisas. En esas condiciones, Maduro lanza una reforma tributaria suicida: con la que “sancionarán a las empresas que paralicen líneas de producción” y el “Seniat podrá hacer embargos sin pasar por un tribunal”. Así que un régimen que ha dilapidado más de 1 billón de dólares en regalos a sus compinches de Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y otros, en armas de guerra innecesarias y en corrupción, culpa ahora de su propio despilfarro a quienes han sido sus víctimas. La voracidad fiscal para paliar el enorme déficit fiscal ha llevado a Maduro hasta a pechar a las depauperadas universidades del país y a las ONG, y con ello debilitan aún más el pensamiento crítico y a los defensores de los derechos humanos. Ni una palabra de Maduro sobre recortar el inmanejable gasto público que sigue creciendo con nuevas vicepresidencias y viceministerios, más oficinas, más gasto y más caos, hasta llegar a la surrealista paradoja de crear más burocracia para dizque “disminuir la burocracia”.
Maduro firmó la reforma de la Ley Anticorrupción que ahora dependerá directamente de él y cuyo contenido no tiene el propósito de combatirla, sino de silenciarla a través del secreto, la censura y el castigo a los denunciantes, al autoasignarse la presidencia el “carácter secreto, reservado, o de divulgación limitada de información”, con la excusa de que “la información sobre corrupción no será utilizada para chantajear. Maduro perdió la oportunidad de intentar convencernos sobre su propósito de luchar contra la corrupción, si hubiera anunciado una sanción contra su caro Jaua por haber usado para asuntos personales los aviones de Pdvsa, o si hubiera dicho que quedaba sin efecto el nombramiento diplomático de la infanta mientras se investiga el enorme sobreprecio del maíz y del arroz importados de Argentina, denunciado por productores y prensa de ese país. Podría haber inaugurado esa reforma dando a conocer los nombres y empresas de maletín que acabaron con las reservas internacionales y que aún siguen vivitas y coleando en el Sicad. Nada de eso ocurrió, ni ocurrirá. La Ley Anticorrupción no es contra los “enchufados” corruptos, sino para silenciar y castigar a los que denuncian. Es decir, para que haya más impunidad.


La UNES Nueva Esparta obtuvo 
Primer Lugar
en Feria del Servicio Comunitario

            (CNP.15.043) Discentes de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad, UNES, en Nueva Esparta, dejaron en alto al territorio insular al sobresalir en la I Feria de Servicio Comunitario realizada esta semana en la ciudad de Caracas, donde participaron todas las sedes del país.
            Néstor Martínez, director de la UNES Nueva Esparta, aplaudió este logro de los integrantes del TSU en Servicio de Policía, quienes junto a otro grupo representaron a nuestra entidad en la I Feria Nacional de Servicio Comunitario en Catia.
Los discentes obtuvieron el primer lugar con su trabajo titulado: “Orientación a la población El Copey, Municipio Arismendi, Estado Nueva Esparta sobre su participación en la disminución de faltas o delitos menores en el sector, como apoyo a las políticas públicas de seguridad”.
Ynes Rojas, Alejandro Canelón, Maigualida Carrión, Richard Serrano, César Villarroel, Franklin Salazar, Wilber Camargo, Eloy Hernández y  Carlos Ortiz; miembros de diferentes órganos de seguridad ciudadana del estado, recibieron su certificado de manos de Alana Zuloaga, vicerrectora de Creación Intelectual y Vinculación Social de la UNES.
Explicó Martínez, que los discentes venían trabajando con este proyecto que forma parte de una de las estrategias de la UNES, que consiste en fomentar el acercamiento a las comunidades, acción que cuenta con el total apoyo del gobierno revolucionario del estado Nueva Esparta dirigido por el general en jefe Carlos Mata Figueroa, quien coincide en que el pueblo y los cuerpos de seguridad deben trabajar de la mano para consolidarnos como un territorio de paz.
            Sostuvo el director de la UNES en la región, que la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad concibe la formación como un proceso de reflexión continua, de allí su interés por poner en práctica estrategias que promuevan la capacitación desde diferentes espacios, para brindar a la ciudadanía un funcionario integral dispuesto a materializar la filosofía de esta casa de estudios: Formar para Transformar.
      Fuente: Prensa INEPOL.

Primero Justicia: “El Niño Jesús y la hallaca se encontrarán ausentes en estas navidades”

(CNP 20.822) Gran preocupación manifiestan los militantes de Primero Justicia en el Estado Nueva Esparta de cara a la venidera época decembrina, por cuanto, los venezolanos pasarán una de las navidades más duras de la historia donde la escasez y la inflación será el plato fuerte de la mesa.

Desde los municipios Maneiro y Mariño los dirigentes de la tolda amarilla realizaron su acostumbrado “Viernes Amarillo” en el que expresaron su rechazó al aumento “chucuto” de un 15% que Nicolás Maduro decretó, donde se burla del pueblo una vez más, dejándolo por debajo de los militares a quienes le subieron un 45%.

“las familias venezolanas tendrán que hacer magia”, expresó Luis López, coordinador juvenil de Pj en Maneiro, en relación a que no se consigue harina de maíz, aceitunas ni hojas de plátano, entre otros productos esenciales para la elaboración de la popular hallaca.

Aseguró López que no comprende cuales serán esas “navidades felices” que pregona el Gobierno Nacional, ya que el pan de jamón, la hallaca y la ensalada de gallina no estarán en las mesas de los venezolanos.

Por su parte Samuel Carreño, secretario político de la tolda aurinegra en Mariño, resaltó que los padres de familia se las verán difícil para poder adquirir los obsequios para los pequeños de casa.

“Es lamentable que muchos niños del país no puedan recibir al Niño Jesús estas navidades”, enfatizó Carreño quien además afirmó que la escasez de juguetes y el alto precio de los que si se encuentran será el dilema en esta temporada, padres y representantes se debatirán entre comprar regalos o ropa para estrenar.
    Fuente: Prensa Primero Justicia.
Las selecciones menores de la UDC intentarán sumar puntos esta jornada
El partido del conjunto de Tercera División ante el 
Atlético Bolívar no se podrá disputar.


(Prensa Fundación UDC- CNP 11.594) Este sábado 22  se disputará la séptima jornada del Torneo Nacional Inter Clubes Sub-12, Sub-14 y Sub-16, perteneciente al Grupo 4. Los equipos de la Fundación UDC viajarán a Puerto la Cruz para enfrentar como visitantes al  Deportivo Anzoátegui, desde las 10.00 de la mañana.

Los chicos de la Sub-12 suman 4 puntos producto de cuatro empates, por lo que intentarán sumar su primera victoria en el torneo. La categoría Sub-14 que suma 6 puntos intentara sumar puntos que le permitan acercarse al segundo puesto de la clasificación.

Los muchachos de la Sub-16 suman 7 puntos, y están empatados en el primer lugar de la tabla con el CD Elizardo Pérez y el Guayamuri FC, buscarán el triunfo que les permita ubicarse como líderes solitarios en la clasificación.

Por su parte las selecciones Sub-20 y Sub-18 jugarán también este sábado 22 de noviembre la novena jornada del Grupo 4 de la Serie Inter-regional. Las oncenas de la Fundación UDC recibirán en su campo al Cayaurima FC, a partir de la  1:30 de la tarde.

La Sub-18 jugará un partido importante pues intentará buscar la victoria para recortar la ventaja del segundo lugar que ocupa el AF Centro Español.

Finalmente la Sub-20 intentará acercarse al segundo lugar por lo cual un buen resultado lo pondrá más cerca de la lucha por el primer lugar de la clasificación.

No hay acción en 3ra división
El conjunto profesional de la Fundación UDC, debía recibir este sábado en su casa al Atlético Bolívar en la décimo segunda jornada del Grupo Oriental I del Torneo Apertura 2014 de la Tercera División del futbol profesional venezolano.

Sin embargo según explicó el director técnico, Gabriel Orozco, la Federación Venezolana de Fútbol les informó que este no se iba a poder celebrar. “Todavía no tenemos la comunicación oficial pero apenas tengamos la información completa la daremos a conocer a los medios de comunicación”.



EL CASCANUECES DE BALLET DE LA MAR EN EL OMAR CARREÑO
·       La Asunción se viste de gala para recibir una vez más a este clásico navideño con sello margariteño

(Desirée Depablos/CNP 4.762) Con una producción renovada que promete muchas sorpresas regresa el Cascanueces de Ballet de la Mar, en su onceava edición al Centro de Artes Omar Carreño, en La Asunción, del 27 al 30 de este mes

. Un espectáculo lleno de colores, magia y efectos, que ha ido creciendo hasta posicionarse como uno de los más importantes a nivel nacional, gracias al trabajo del equipo que conforma la familia de  Ballet de la Mar bajo la dirección académica de Blanca Yajure y la dirección general y artística de Martha Ildiko.
Constancia y disciplina son fundamentales para lograr los resultados que se verán en escena durante las 6 funciones que se presentarán al público y en las cuales se alternarán  dos elencos de cuerpo de baile y tres elencos de solistas de la agrupación  pre profesional del Ballet de la Mar.  El papel protagónico de Clarita lo harán Michelle Padrón, Fátima Rodríguez y Kamila Rodríguez, todas formadas en la escuela de Ballet de la Mar. Camille Navarro debutará como Hada de Azúcar acompañada por Alfredo Arjam bajo la dirección del Maestro Rumen Rachev.
Este año el público podrá disfrutar dos versiones diferentes del espectáculo; la obra completa Cascanueces en 3 actos interpretada por el Ballet Juvenil de la Mar y por invitados especiales y la Suite de Cascanueces coreografiada especialmente para el alumnado de la academia.
Cascanueces con sello margariteño
Con un gran orgullo,  la maestra Martha Ildiko  dice que este año los alumnos del programa de pre profesional interpretaran los roles principales dentro del Casacanueces, pues se encuentran preparados para hacerlo. Además agregó Ildiko que contarán con Radharani Persaud y Francisco Rivas,   egresados de Ballet de la Mar, quienes actualmente forman parte del Ballet Teresa Carreño y actuarán en calidad de invitados.