sábado, 15 de junio de 2019

En cuatro temas: Puras mentiras

En cuatro temas: Puras mentiras, por Fernando Luis Egaña


De los principales voceros de la hegemonía roja, sólo provienen mentiras. Unas más notorias, otras más insidiosas, pero todo lo que declaran es mentira. Sí, todo. Puede ser que una determinada mentira tenga un núcleo o un lateral de verdad, pero eso no la hace menos mentira. Al contrario, la hace más peligrosa, porque puede mercadearse de una manera más fluida. Esto viene siendo así, desde que la hegemonía se constituyó. De hecho, el predecesor era mucho más habilidoso con la mentira que el sucesor.
Lo curioso de todo esto, es que haya gente inteligente y con cultura política, que todavía no parece que se hubiera dado plena cuenta de esta realidad. Lo hemos visto en estos mismos días con motivo de la tramoya noruega. El asunto ha tenido y tiene sus “abogados” en una parte significativa del espectro opositor. ¿Creen lo que dicen cuando defienden lo que pasa en Oslo? O también son mentiras. Habrá casos de casos, pero lo importante es que la hegemonía no pueda salirse con la suya, con sus incesantes mentiras.

Pompeo y los 40 candidatos

No sé si en Venezuela hay 40 aspirantes a suceder a Maduro, o 20 o 60. No sé. Lo que sí sé es que la consistencia del ensamble político que ha venido representando Juan Guaidó, es precaria. Tal y como los hechos han venido demostrando. No descubre el agua tibia, el señor Pompeo, cuando afirma que la oposición venezolana –o al menos lo que él entiende por eso–, se encuentra desunida. Y eso no sería particularmente extraño ni negativo, si la matriz de la desunión estuviera en las aspiraciones de fulano o sultano.
Pero el tema tiene más hondura que la lucha natural por el poder. Es que los que supuestamente están luchando por ese poder, no tienen la solidez, la estabilidad, la coherencia para dirigir un país, en medio de todas las acechanzas que supondría la salida de Maduro y la superación de la hegemonía. Ojalá que puedan adquirir esas condiciones, y con premura, pero ahora, pienso modestamente, no se las veo. Pompeo habla mucho, es cierto, y habla mucho en relación con Venezuela. Uno supone que a veces se equivoca y otras acierta…

¿No hay emigración?

Según los capitostes del oficialismo, no, no hay emigración masiva de venezolanos, y ni hablar, por tanto, de una crisis migratoria. Pero según todos los estándares para medir estos temas, en Venezuela hay una de las crisis migratorias más graves de la historia de América Latina. Desde el poder se trata de desmentir a Acnur, que es la agencia especializada de la materia en el sistema de las Naciones Unidas. Acnur, por cierto, no es una institución que esté repleta de funcionarios adversos a la cultura de izquierda. Todo lo contrario.
Pero no se pueden tapar tres millones y medio, o casi cuatro millones de emigrantes, con un dedo o con declaraciones chimbas. Venezuela nunca fue un país de emigración sino de inmigración. Pero la llamada “revolución bolivarista”, trastocó la historia y para muy mal. Lo peor de todo, sin embargo, es que la crisis migratoria pica y se extiende, y será así mientras Maduro y los suyos sigan donde están.

China y Rusia

En el Palacio del Pueblo y en el Kremlin, quieren hacer ver que China y Rusia están unidas para encarar el poderío de los Estados Unidos. Tiene sentido. Separados, los chinos y los rusos no tienen fuerza para hacer valer sus intereses frente a EEUU. Pero en común, esa fuerza aumenta considerablemente. En la Casa Blanca, no obstante, deben estar tranquilos.
Quien sepa algo de historia, conoce las profundas diferencias entre China y Rusia. Diferencias que ni siquiera la identidad ideológica del comunismo pudo limar
China es una potencia más estable que Rusia. En aquella gobierna un colectivo partidista, a pesar del liderazgo del presidente Xi Jinping; pero en ésta gobierna Vladimir Putin… Y no le gusta compartir el poder. Eso hace que Rusia sea más vulnerable de lo que luce. Más volátil, en la perspectiva de los años. Los chinos deben comprender esa situación y por lo tanto deben saber hasta qué punto las relaciones con Rusia son confiables.

Estocolmo

Estocolmo, por Carolina Gómez-Ávila


Nada va a encontrar en estas líneas en relación con lo que pasó en Suecia esta semana sino más bien con lo que pasó en Suecia en 1973 y con las rebuscadas formas en que los seres humanos terminan por someterse a un abusador poderoso aunque la propia vida esté en peligro.
Extrapolado al Zulia, además, como víctima descollante del colapso del sistema eléctrico.
No puedo siquiera imaginar que alguno de sus habitantes disculpe a quienes detentan el poder, de semejante sufrimiento. No puedo creer que el pueblo zuliano quiera permanecer en el averno en que se ha convertido. No es posible que las personas que saben lo que es disfrutar de un estable servicio eléctrico (y sus dos inseparables: agua e internet), quieran permanecer en la oscurana. No se me cruza por la mente que haya enfermos, trabajadores, estudiantes, venezolanos que esperan sobrevivir a la dictadura, que se nieguen a volver a recibir electricidad. Tal cosa resultaría incomprensible.
En este cuadro dantesco, el exgobernador Manuel Rosales ha hecho una propuesta concreta: solicitar como parte de la ayuda humanitaria que ofrece la comunidad internacional –y advierte bien: como paliativo– gabarras y contenedores generadores de electricidad
Se trata de una opción probada en zonas arrasadas por catástrofes naturales. Pero aquí, arrasados por algo peor, la sugerencia no ha tenido buena acogida. Percibo un zuliano silencio y un ruido cicatero desde otras regiones del país. La propuesta les parece mala porque no les gusta el proponente, porque no representa una solución definitiva, por razones técnicas esgrimidas por ignorantes de lo técnico. O más roñosos: no hay objeción perita sino muchas sociales, políticas y antipolíticas, como la que especula sobre el lucro que alguno obtendría.
Me pregunto si los venezolanos que la rechazan se dan cuenta de que están quitándole días de vida a más de un zuliano, me pregunto si han pensado en los hospitales, en las medicinas y en la conservación de alimentos. Se lo pregunto a los venezolanos en Venezuela; el más afortunado de nosotros sabe bien lo que es estar, cuando menos, 48 horas continuas sin electricidad. Pero, sobre todo, pregunto si se dan cuenta de este ejercicio retorcido de lealtad a la dictadura, amparado en la negación, la disociación y la minimización; me refiero al que, desde 1973, se ha conocido popularmente como el síndrome de Estocolmo.
Más grave e incomprensible me parece que, lo que queda de partidos políticos, el resto de los líderes y Juan Guaidó en persona no hayan apoyado, como una sola voz, una posibilidad concreta para mitigar el horror zuliano. Y eso también parece el síndrome de Estocolmo. Cualquiera entiende que los políticos en la oposición capitalicen los errores que se ejecutan desde el poder, pero no que se nieguen a atenuar sus resultados criminales porque calculan mayor provecho a futuro si no se ofrece alivio alguno. Si no ven que por omisión contribuyen al exterminio, han perdido la sensatez.
Secuestrados todos y todos ayudando al secuestrador: la población del Zulia que no apoya multitudinariamente la propuesta, la del resto del país que no quiere sino las soluciones que provengan de sus labios y los políticos que prefieren seguir sin el poder, con tal de que el poder no quede en manos de un competidor cercano. Visto así, las conversaciones sobre la crisis de Venezuela jamás tuvieron mejor escenario que Estocolmo.

Lo bueno, lo malo, lo feo…

Lo bueno, lo malo, lo feo…, por Marisa Iturriza

izaturri@gmail.com

(No es crítica cinematográfica)
Lo Bueno: Claro que es Bueno, Buenísimo el poder y los abundantes ingre$o$ económico$ que la cúpula ¿Se acuerdan de las cúpulas “podridas”? élite, neoligarquía, enchufados o como se llame, disfrutan debido a las recompensas percibidas por su incondicional adhesión a lo que todos saben, lo cual, debido a la situación actual y a las cotidianas devaluaciones de nuestra moneda, y para evitar alguna que otra molestia que remotamente pudiera presentarse legal o moralmente, patrióticamente invierten en bancos y emprendimientos en el extranjero mientras aquí la mayoría se las ingenia para medio sobrevivir si no han emigrado, y eso contando con no enfermarse, porque ahí sí es verdad que la ponen negra…
Lo Malo: Es que dentro de la oposición hay una serie de partidos, grupos, asociaciones, ligas, o comités (llámalos como te dé la gana) cuyos líderes, dirigentes, capos o jefes –a pesar de saber que la fuerza es la unión– no se unen para elegir por consenso a El Candidato que requiere ese 90% de votos que se dispersa entre el 5% de fulano, el 15% de zutano, el 5% del que se lanzó antier, el 10% del invencible, el 15% de voto nulo, el 34% de la abstención desencantada y el 5% del espontáneo, para aceptar que El Ganador a la Presidencia es…….. con el unánime y arrollador de + o – l1.3% del total de votos escrutados.

Lo Feo: E imperdonablemente lamentable es que tengamos que llorar porque Oliver, Erick, Giovanni, Robert, Yaiderberth, Yoider y tantos otros, no son cifras si no nombres de niños que prematuramente pierden el futuro porque el dinero de este país, que te dijeron era rico, no es para cuidarlos, ni para salud, hospitales y su personal, trasplantes de médula, remedios, cirugías, tratamientos, prevención, vacunas, etc. si no para los desalmados “compatriotas” que se lo embolsillan olímpicamente mientras, “rodilla en tierra” y a paso de vencedores”, se intente retrotraernos a las etapas ya superadas que aludió un demócrata que no se las daba de simpático si no que amaba a su país tan profundamente como los otros que, en su oportunidad, igualmente ejercieron el cargo que entregaron al sucesor electoralmente designado para el siguiente período presidencial.
En adelante la historia puede ser positiva… si hay voluntad republicana y democrática…

Lo peligroso del “paren de parir” venezolanas

Lo peligroso del “paren de parir” venezolanas de Claudia Palacios

TCD


“Cada vez que veo un venezolano en las calles pidiendo dinero con un bebé en sus brazos, me pregunto por qué las personas con el futuro absolutamente incierto traen hijos al mundo”. La pregunta se la hace la periodista colombiana Claudia Palacios en su artículo de opinión “Paren de parir”, publicado este jueves 13 de junio en el diario El Tiempo, dirigido a las migrantes venezolanas que residen en Colombia. La inquietud de Palacios pudo haberse resuelto si conociera las altas cifras de embarazo adolescente en la región. América Latina posee la segunda tasa más alta de embarazos precoces en el mundo. En este artículo se intentará darle respuesta a la pregunta de Claudia Palacios y a los claudios del mundo, que lejos de investigar y empatizar, hablan desde la ignorancia y el desprecio.
República Dominicana encabeza la mayor tasa de embarazo adolescente con 100,6 nacimientos por cada mil menores, le sigue Nicaragua con 92,8, Guatemala con 84, Venezuela con 80,9, Panamá 76,5 y Ecuador con 77,3 por cada mil jóvenes. Estos cinco países registran las tasas más altas de embarazos precoces en América Latina, según cifras de la División de Población de Naciones Unidas
De manera básica responderé la inquietud de la periodista ¿Por qué estas mujeres se embarazan? ¿Por qué si son tan pobres, si no tienen un techo, comida, por qué se “reproducen”? ¿Por qué no dejan de “parir”? ¿Por qué no se cuidan? Porque: desde el Estado venezolano se plantea y se informa sobre el embarazo como vía de superación, porque desde 2015 y antes no existen campañas de educación sexual y reproductiva, porque el Ministerio de Salud no entrega cifras, porque hoy en pleno 2019 los venezolanos desconocen cuál es la tasa de natalidad, porque más del 60% de la población vive en pobreza extrema y 87% en pobreza por ingreso, según la Encuesta Sobre Condiciones de Vida en Venezuela 2017, porque una persona a la que sus ingresos mensuales no le permiten costear una alimentación básica, no destinará lo poco en anticonceptivos, porque es una población vulnerable que emigra en condiciones de refugiada y porque en resumen: la falta de educación hará de Venezuela y de América Latina una región con la tasa de embarazos más alta del mundo.

Por qué son tan peligrosas las palabras de Claudia Palacios y por qué merecen toda la atención y respuesta de organizaciones de derechos humanos y de la mujer, así como de los ciudadanos que aspiran a una región más justa, con desarrollo y oportunidades para los jóvenes. Porque el lenguaje de Claudia Palacios incita a la xenofobia, estigmatiza a los migrantes venezolanos y podría tener eco dentro del Senado colombiano, ONG, personas influyentes, quienes se sentirían persuadidas con “Paren de parir”, por citar ejemplos. Claudia Palacios le habló a esos claudios del mundo, que solo están a la espera de un llamado para desatar el odio y los ataques a una población vulnerable.
No se trata de alguien sin peso dentro de un país, se trata de una periodista reconocida y del medio con la mayor circulación y antigüedad en Colombia
Lo primero que pensé al leer el texto fue en las prácticas de Alberto Fujimori en Perú, en las que se esterilizaron a miles de mujeres en contra de su voluntad y por las que el expresidente fue condenado a prisión. Es ingenuo pensar que es exagerado, todo mensaje produce reacciones y tiene impacto en la sociedad. El Tiempo sirvió de plataforma para reproducir mensajes que casi pudieran compararse con los antisemitas.
“Pero, queridos venezolanos, acá no es como en su país, y qué bueno que no lo es, pues a punta de subsidios el socialismo del siglo XXI convirtió en paupérrimo al más rico país de la región. Así que la mejor manera de ser bien recibidos es tener conciencia de que, a pesar de los problemas internos, Colombia se las ha arreglado como ningún país para recibirlos, pero si ustedes se siguen reproduciendo como lo están haciendo, sería aún más difícil verlos como oportunidad para el desarrollo que como problema”, en esta otra parte del artículo la periodista habla de lo bueno que resulta que su país no sea como Venezuela, aquí también le aclararé algo.
Nadie quiere, idea, piensa que otro país puede ser mejor que el de ellos. Los cuatro millones de migrantes venezolanos que huyen de una crisis feroz no lo hacen porque Venezuela haya dejado de ser mejor que Colombia, no. Esa gente que hoy duerme en otros lugares, en plazas, en cuartos que no son los suyos, casas que no huelen a las suyas. Esos extranjeros que usted desprecia, muchos de ellos, se acuestan hoy soñando con poder volver al país que dejaron. Le apuesto que para ellos las empanadas en el desayuno jamás serán igualadas por una arepa boyacense o un pan hojaldrado.
Para los venezolanos Venezuela siempre será mejor y su artículo Claudia Palacios nos recuerda que “qué bueno que nuestro país no es como el suyo”
Que Venezuela se volvió un problema para la región, sí. Que el Estado colombiano mantiene deudas con hospitales de Cúcuta por atenciones a venezolanos, sí. Que los migrantes afectan la economía fronteriza por ventas ilegales, sí. Que el número de personas que llega afecta la estabilidad laboral de los colombianos, probablemente. Que el nacimiento de 20.000 niños en suelo colombiano sea un reto, sí. Depende de los Estados definir políticas migratorias que garanticen el respeto a los DDHH de los migrantes y también de la estabilidad de sus habitantes. Depende de las autoridades reaccionar eficientemente ante a la presión que genera la crisis migratoria más importante de la historia reciente de América Latina y, depende de sus ciudadanos educar, ser empáticos y contribuir a la construcción de un mundo donde nadie tenga que huir y ser rechazado en ninguna parte del mundo, uno donde no exista más un “paren de parir”. 
Los datos de embarazos precoces fueron sacados del medio Deustche Welle, en el trabajo: América Latina y el desafío de reducir las altas cifras de embarazo adolescente.

Etiquetas

Noticias de Venezuela Politica Noticias de Nueva Esparta Opinion Derechos Humanos en Venezuela Presos Politicos Dictadura en Venezuela Nacionales Noticias Nacionales Perseguidos Politicos DDHH Internacionales Noticias Estado Nueva Esparta Noticias Regionales Crisis Humanitaria Crisis Economica Cultura Noticias Internacionales Nicolas Maduro Estado Nueva Esparta Economia Crisis Social Turismo en Isla de Margarita IAPOENE Resolucion 008610 Chavez Manifestaciones en Tachira FILCAR 2015 Leopoldo Lopez Libertad de Prensa Maria Corina Machado SEBIN corrupcion Carnavales 2015 Maduro Movimiento Estudiantil UNIMAR Deportes Diosdado Cabello Hugo Chavez Libertad de Expresion 4 de febrero de 1992 Gobierno de los EEUU Isla de Margarita MUD OEA Turismo Fundacion UDC Lilian Tintori Inseguridad en Venezuela ONU Primero Justicia Barack Obama Estado Sucre Golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 INEPOL Mesa de la Unidad Democratica dictadura Capriles Radonsky Cumana Defensor del Pueblo España Jony Rahal Voluntad Popular Henrique Capriles Radonski Lista Falciani Nelson Bocaranda PNB Secretario General de la OEA Swiss Leaks 12 de Febrero Colombia Cristina Fernandez Escolta de Diosdado Cabello lo acusa en Washington de narcotráfico Historia de Venezuela Jesus Chuo Torrealba Marianela Salazar Municipio Antolín del Campo CAMPO Noticias de Uruguay Pedro Leon Zapata RUNRUNES Rodriguez Torres TSJ Tarek William Saab Autorizan uso de armas mortales contra protestas en Venezuela CENCOEX Cartel de los Soles Caso HSBC Escolta denuncia a Diosdado Fidel Castro HSBC La Asuncion Manifestaciones en Caracas Municipio Mariño PODEMOS España Partido PODEMOS Sebastiana sin Secretos Teodoro Petkoff dictador historia Alberto Nisman Argentina CADIVI CNE Caricatura Chavismo Devaluacion del Bolivar Estado Merida FARC Guerra Economica Helicoide Inflacion en Venezuela Leamsy Salazar Luisa Ortega Diaz Manifestaciones en Merida Maxidevaluacion Municipio Gomez Ocho militares del anillo de seguridad de Maduro también huyeron Padrino Lopez Simon Bolivar UCAT UCV democracia 12F Alcaldia de Mariño Asamblea Nacional Blanqueo de Capitales Empresas de Maletin Estado Bolivar Farmatodo Fernando Luis Egaña Gobierno Español Golpe de Estado al Presidente Maduro Guayana HRW Hiperinflacion Human Rights Watch Indice de Miseria Investigacion Jorge Giordani Juan Carlos Monedero Juangriego Marta Colomina Megadevaluacion Ministerio Publico Ministro de la Defensa Municipio Diaz Municipio Tubores Noticias de Argentina Noticias de Colombia PDVSA Pedro Claver Cedeño Periodista Eladio Rodulfo Gonzalez Pollo Carvajal Porlamar Reporteros sin Fronteras SIMADI Tabare Vasquez UCAB UDO Universidad de Oriente Venezuela Primero en Indice de Miseria 2014 AD Accion Democratica Alberto Barrera Tyszka Andres Oppenheimer Autoritarismo BCV BID Banco Central de Venezuela CNP Carnaval de Carupano Carnaval del Mar Carnavales de El Callao Censura en Venezuela Cesar Miguel Rondon Convenio Cambiario 33 Corte IDH Cupo Viajero DECLARACION DE TBILISSI DISCURSO DE ANGOSTURA Educacion Efemerides Efemerides de Margarita Empresas Basicas Fiscal General de la Republica GNB Hugo Carvajal Iglesia Venezolana Laguna de La Restinga Monedero Municipio Marcano Nelson Mandela Noticias de Chile Operacion Jerico Oscar Arias Pedro Llorens Pensamientos de Simon Bolivar Puerto Libre RSF RSF 2015 Rodolfo Marcos Torres RupertiGate SICAD SIDOR Salvador Allende Sistema Cambiario Sistema Marginal de Divisas Tasa SIMADI Tribunal de la Haya UNES UPEL Víctimas inocentes del 4 de Febrero de 1992 William Brownfield Wilmer Ruperti