miércoles, 16 de junio de 2021

¿Por qué no cede la pandemia en Chile y Uruguay?

 

¿Por qué no cede la pandemia en Chile y Uruguay?, por Marino J. González R.

¿Por qué no cede la pandemia en Chile y Uruguay?

Twitter: @marinojgonzalez


A pesar de haber alcanzado altos niveles de cobertura de vacunaciones completas contra covid-19, Chile y Uruguay no registran reducciones en los casos y muertes. En Chile la cobertura de vacunaciones completas es 47% y en Uruguay 33%, aunque en este último país la vacunación se inició dos meses después que en el primero. La ausencia de la reducción de casos contrasta con lo experimentado por otros países exitosos en la cobertura de vacunaciones.

En Reino Unido, por ejemplo, las vacunaciones contra covid-19 se iniciaron en la primera semana de enero de este año. La reducción de casos se produjo de manera continua debido probablemente a la combinación de medidas de control con un alto ritmo de vacunaciones diarias.

Tal fue la reducción de casos en el Reino Unido que, en los primeros días de abril, se registró la menor cantidad de casos diarios por millón de habitantes en toda la pandemia. Debe señalarse que Chile tiene en estos momentos mayor cobertura completa que Reino Unido y Uruguay solo 10% menos.

Dos aspectos, entre otros, deben ser tomados en cuenta para explicar la evolución de los casos y muertes en Chile. A diferencia de Reino Unido, que mantuvo las estrictas medidas de control hasta que las vacunaciones habían avanzado significativamente, en Chile se produjo una disminución de las medidas de control, especialmente en los primeros meses del año. Dado que se permitió el desplazamiento de personas entre distintas áreas del país, es posible que se haya contribuido con la propagación de las infecciones de manera amplia. Desde finales de febrero hasta la primera semana de abril, el número de casos diarios por millón de habitantes se duplicó, al pasar de 173 a 371. Luego de haber disminuido a 280 en la primera semana de mayo, ha aumentado nuevamente hasta alcanzar 377 casos diarios por millón/hab en la actualidad.

*Lea también: La larga sombra de Papa Doc, por Gustavo J. Villasmil Prieto

De acuerdo con un informe reciente de varias universidades chilenas, el aumento de casos graves de covid-19 ha sido mayor en la población menor de 50 años. De hecho, la ocupación de camas en las unidades de cuidados intensivos (UCI) es tres veces mayor en pacientes menores de 50 años que lo registrado en el punto más alto de casos del año pasado. En la Región Metropolitana se registra actualmente casi 99% de ocupación de las camas de UCI. Se ha asociado la mayor proporción de casos de covid-19 en menores de 50 años, con el ritmo más lento de vacunaciones en este grupo. Mientras en los mayores de 70 años se requirió un mes para pasar de 5 a 80% de cobertura, en los menores de 50 años se ha aumentado menos de 10% en el último mes (de 25 a 34%).

En Uruguay, por su parte, el inicio de las vacunaciones se produjo el 28 de febrero, luego de haber experimentado el 16 de enero el punto más alto de casos en la pandemia. En ese momento, de acuerdo con el Índice de Rigurosidad de Políticas (IRP) de la Universidad de Oxford, el nivel de control era 68 (el máximo es 100).

A mediados de marzo las medidas de control fueron aumentadas hasta 87 debido al nuevo aumento de casos. En este momento el número de casos alcanzó un nuevo récord durante la pandemia (338 casos diarios por millón/hab). Sin embargo, el alto nivel de rigurosidad de políticas solo tuvo vigencia por dos semanas. Se disminuyó a 72 el 31 de marzo. Los casos siguieron aumentando hasta casi quintuplicarse en un mes (para alcanzar 1.129 casos diarios por millón/hab el 10 de abril). A pesar de haber aumentado la rigurosidad por pocos días en la segunda semana de abril, se redujo nuevamente.

En este momento la rigurosidad en Uruguay es la menor desde el mes de diciembre de 2020. Para el 14 de junio el número de casos diarios por millón/hab es más de cuatro veces superior al que se registraba al inicio de las vacunaciones.

La evolución de la pandemia en los dos países de América Latina que han logrado mayor cobertura de vacunaciones completas evidencia dos aspectos de gran relevancia. En primer lugar, la importancia de mantener las medidas de control rigurosas en las primeras etapas de las vacunaciones.

El segundo aspecto es que se alcance un ritmo alto y homogéneo de vacunaciones, especialmente en los grupos de edad que pueden ser más afectados por la disminución de las medidas de control (menores de 50 años). Atender estos aspectos es fundamental para evitar que se prolongue la pandemia, incluso en la fase de aumento del ritmo de vacunaciones. De lo contrario, la ausencia de estos factores también contribuirá a extender la afectación de la pandemia en la región.

marinojgonzalez@gmail.com

Marino J. González es PhD en Políticas Públicas, profesor en la USB. Miembro Correspondiente Nacional de la Academia Nacional de Medicina.

Pinilla: La inseguridad en Caracas

 

Pinilla: La inseguridad en Caracas


Rodney Álvarez y los señuelos de las dictaduras

 

Rodney Álvarez y los señuelos de las dictaduras

Rodney Álvarez
Foto: Correo del Caroní

La represión y el castigo públicos forman parte del guion predilecto de los tiranos para detener la protesta popular y el cuestionamiento al Estado policial, en la URSS, los gulags y Siberia fueron el destino de millares de políticos y escritores opositores a la farsa soviética, práctica hoy actualizada por Putin contra Alexei Navalny y su movimiento, y si mencionamos al socio del mandatario ruso el dictador bielorruso Alexander Lukashenko con la detención del periodista Roman Protasevich bajándolo arbitrariamente de un vuelo internacional, son la demostración del abuso del aparato policial como política de Estado.

En latitudes orientales la amenaza de la China de Xi Jinping de apresar al liderazgo opositor de Hong Kong que lucha por su libertad y la persecución brutal del régimen a la minoría uighur, la prisión de la mandataria Aung San Suu Kyi con golpe de Estado incluido en febrero de 2021 y el exterminio de la minoría étnica rogynha, y la prisión del pueblo norcoreano por la dinastía de los Kim, concentran en grado sumo el expediente del terror para someter a los pueblos y expropiarlos de la libertad.

América Latina no escapa a la plaga de regímenes que replican las practicas anteriores, en su versión del siglo XXI Daniel Ortega quien manipula a su antojo el legado del patriota Augusto Sandino, para justificar el asesinato de cientos de manifestantes en 2018-2019 y prisión de opositores como el caso actual de Cristiana Chamorro y el resto de candidatos opuestos a la tiranía, y recientemente el mandatario cubano Díaz-Canel, quien la ha emprendido contra el Movimiento San Isidro y el pintor Luis Manuel Otero, perseguido y apresado por exigir libertad de expresión.

En ese contexto Venezuela, señalada por la CPI ante las tropelías y violaciones de derechos humanos ejecutadas por la gestión madurista, continúa la tradición de su mentor Hugo Chávez, tomando al sindicalismo como blanco de sus ataques ante el registro de miles de conflictos laborales en ascenso permanente desde 2010. A sabiendas de que no podía condenar al sindicalista Rubén González de Ferrominera ante las peticiones de libertad de la OIT y la ONU, ha escogido como rehén a otro compañero de Sintraferrominera, Rodney Álvarez, como castigo al que ose protestar por contratos colectivos y libertad sindical.

El 12 de junio de 2021 cumplió 10 años en prisión, últimamente en la cárcel del Rodeo II, señalado de un delito que asegura no cometió. Durante todo este tiempo no se había fijado una condena, lo que constituye una violación de sus derechos humanos. Se saltaron todos los procedimientos penales, haciéndolo sufrir penurias y atentados en 3 penales diferentes.

Este trabajador de la Ferrominera del Orinoco fue detenido el 12 de junio del 2011 en las instalaciones de la empresa, ubicada en Ciudad Guayana, estado Bolívar, y presentado a sus compañeros de labores como un «asesino», aun cuando no hay pruebas en su contra y todo indica que él es inocente del delito que se le acusa, según lo recuerda el secretario general del sindicato de Ferrominera Rubén González.

«El 9 de junio de 2011 estábamos haciendo una asamblea en el portón principal de la empresa para elegir la comisión electoral y luego renovar las autoridades del sindicato, cuando llegó la gente del Movimiento 21 y la Federación Bolivariana de Trabajadores chavista, con autobuses llenos de gente que nada tenían que ver con la empresa, eran vecinos del pueblo», dice al recordar cómo comenzó toda aquella revuelta que terminó con la detención de Álvarez.

Los asistentes a la asamblea y las cámaras de seguridad observaron y captaron el momento en que Héctor Maicán, directivo sindical y militante del PSUV, efectuó tres disparos a la multitud reunida, hiriendo a los trabajadores Luis Quilarque y Renny Rojas, quien murió en el acto.  El hoy secretario del sindicato de Ferrominera aclaró que todos los presentes vieron lo ocurrido, y se percataron cómo segundos después Maicán corrió a esconderse en una de las oficinas de la empresa, donde fue detenido por funcionarios de la Guardia Nacional. «Lo agarraron con el arma, los cartuchos, incluso hasta lo imputaron por asesinato por motivos fútiles».

Al poco tiempo de producirse la liberación del dirigente del PSUV, llegaron a la empresa funcionarios de los cuerpos de seguridad, detuvieron a Rodney Álvarez y dijeron: «Aquí está el asesino». Pero todos saben la verdad, que este joven es solo un chivo expiatorio.

En fin, no se ha hecho justicia, acaba de ser condenado a 15 años luego de haber pasado entre rejas 10 años, tan solo por ejercer su derecho a la protesta por derechos laborales violados, como plantea la profesora de la Universidad Central de Venezuela Jacqueline Ritcher, quien asegura que Rodney Álvarez está preso por ejercer sus derechos sindicales. «Fue acusado de un asesinato que no cometió como retaliación por exigir que se respetase su derecho de elegir libremente sus representantes sindicales para discutir un contrato colectivo».

Desde la Organización Internacional de Trabajadores (OIT), la Unidad Internacional de Trabajadores, el Programa de Educación-Acción en Defensa de los Derechos Humanos (Provea) y otras organizaciones defensoras de los derechos humanos, han impulsado campañas para exigir la inmediata liberación de Rodney Álvarez.

Este caso se une a los 350 presos políticos inculpados en juicios interminables, mantenidos por el aparato judicial de la tiranía para desmotivar y atemorizar la protesta popular y laboral, que diariamente recorre el país por el déficit de servicios públicos, el deteriorado nivel de vida y la ausencia de seguridad ciudadana. Con el agravante de que Rodney Álvarez no es el único sindicalista afectado, hay decenas de sindicalistas y trabajadores bajo de régimen de presentación, algunos detenidos acusados de delitos inexistentes, fabricados por el aparato judicial de la tiranía.

Este es el país humillado y fragmentado que tenemos, condicionado a una amarga realidad que la comunidad internacional debe tener siempre presente y no ignorarlo, ni abandonarlo.

Atropellos repugnantes

 

Atropellos repugnantes

Foto: Kenny Linares

Los sistemas autoritarios van generando un proceso gradual de violaciones del orden jurídico, de los derechos humanos y de la convivencia civilizada, hasta llegar a un punto en el cual solo pueden sostenerse  sobre la base de una situación de fuerza en la que los atropellos no tienen límite alguno.

Los agentes de un régimen autoritario van desarrollando, además, una intolerancia a todo tipo de opinión crítica y a toda forma de disidencia. El ejercicio sin ningún control del mando, la adulancia que generalmente les rodea, los lleva a considerarse propietarios del poder. Titulares eternos del mismo. Tal circunstancia produce en toda la estructura del régimen una inclinación al abuso y al atropello. Cualquier funcionario, con porte o no de armas, se siente autorizado a ofender, gritar, golpear, confiscar o desconocer los derechos de las personas.

Mayor es esa inclinación en el que porta un arma. Las armas hacen de estos personajes unos seres singulares. Son dueños de la verdad aunque la tesis o posición que sostengan sea la más absurda que se pueda conocer. Nada importa. Solo interesa su soberbia, su pretensión de ser obedecido, de lograr su cometido.

Todo esto acontece en pleno siglo XXI cuando el mundo occidental ha construido una cultura de civilización, basada en el respeto a los derechos del hombre con apego a un orden constitucional y jurídico que los garantiza.

Pero los antivalores de la barbarie subyacen en el alma de estos personajes que encarnan nuevamente al fascismo o al comunismo, los dos grandes experimentos autoritarios del siglo XX. Lo más que han internalizado es la simulación. Tratan de esconderlos con supuestos procesos judiciales para justificar sus tropelías como fruto de la justicia, como si un manipulado proceso judicial con sus respectivas sentencias, en tribunales dependientes de la cúpula gobernante, pueda borrar la mancha de injusticia y saña con la que actúan.

En estos días hay dos acontecimientos que se enmarcan en esa categoría de repugnantes atropellos, muestra elocuente de esa perversión de injusticia que caracteriza al régimen socialista aferrado al poder.

El primero es sin lugar a dudas la confiscación del edificio sede del diario El Nacional, obra de ese oscuro personaje del neofascismo tropical que es Diosdado Cabello. Su odio, su sed de venganza lo ha llevado a utilizar a unos sumisos jueces para asaltar la sede de uno de los símbolos del periodismo independiente de Venezuela y América Latina. Ese comportamiento no tiene precedente en nuestra historia. Los dictadores del siglo XX cerraban los periódicos y encarcelaban a los reporteros. Los neofascistas criollos hacen todo eso, y se apropian de los bienes, con sentencias dictadas desde sus aposentos, violando todo principio fundamental de derecho y de justicia.

El otro evento abominable en la categoría de los atropellos repugnantes es la detención del escritor Francisco Rafael Rattia por haber escrito un artículo titulado “El maestro millonario”, en el que alude a Aristóbulo Istúriz, ministro de Educación de Nicolás Maduro, recientemente fallecido.

 Rafael Rattia

La intolerancia saltó de inmediato y apelando a un instrumento fascista llamado Ley contra el Odio, sin el respeto a la presunción de inocencia y al debido proceso, se le allana su residencia y se le priva de su libertad. Las democracias modernas cada día avanzan más hacia la despenalización de los delitos de opinión, pero el chavismo (versión moderna del fascismo y del comunismo) ha criminalizado hasta niveles inaceptables la libre expresión del pensamiento.

La detención y atropello al escritor Rattia nos ha producido un profundo repudio al modelo hegemónico vigente y a sus agentes, no solo por el hecho en sí mismo, sino también porque el autor es un reconocido historiador, egresado de la Universidad de los Andes, que ha cubierto una destacada carrera en el campo de la cultura, habiendo sido director-fundador del Archivo Histórico del Delta, director de la Biblioteca Pública Central Andrés Eloy Blanco y coordinador de actividades literarias del Ateneo Internacional de Fronteras Casa de las Aguas.

Nada de eso detiene a la barbarie. Ella ha sido siempre enemiga del pensamiento, de la cultura y la educación. Por eso han llevado nuestras universidades al más absoluto abandono. Las han cercado políticamente, y les han negado la sal y el agua para que mueran.

A Nicolás Maduro, a Diosdado Cabello y a toda la camarilla roja hay que recordarles con ocasión y sin ella las expresiones de Don Miguel de Unahumo:

“Podréis vencer porque tenéis las armas, pero jamás convenceréis porque no tenéis la razón…”

¿Hechos o palabras?

 

¿Hechos o palabras?

Parece que ya nadie cree en nadie, ni en el poder dictatorial ni en la oposición democrática. Las promesas no engañan cuando la mentira se ha convertido en cinismo para justificar el hundimiento. Los jefes del régimen saben que la “revolución” que ofrecieron como liberación del “capitalismo explotador” ha llevado la pobreza a 90% de un país en descomposición. No estoy de acuerdo con quienes consideran que Maduro es tonto e ignorante. Sabe de sobra que el país está en un callejón sin salida y necesita un cambio radical.

¿Nueva negociación? El régimen ha dicho que está dispuesto a una nueva negociación que no sea repetición de las burlas anteriores. Nadie se fía de las palabras. ¿Será verdad que el régimen piensa engañar una vez más? ¿Va a la negociación dispuesto al cambio o simplemente para ganar tiempo y respiro?

Para reconstruir a Venezuela no hay más camino que lograr acuerdos básicos fundamentales con decidido cambio de modelo y sumar todas las fuerzas posibles (hoy enfrentadas) para que la deseada reconstrucción democrática no sea un estrepitoso fracaso. Esto es más que una negociación entre 16 representantes, es diálogo multicolor de millones que descubren su necesidad de convertirse en ciudadanos para que renazca la República.

Es asunto de vida o muerte no solo quitar las sanciones internacionales sino entrar en una relación amistosa y de fuerte colaboración con las principales democracias del mundo. Esas sanciones se impusieron como respuestas a graves delitos personales y a políticas antidemocráticas, violatorias de la Constitución y de los derechos humanos. Ahora se le hace ver a la dictadura que no hay levantamiento de sanciones si el gobierno “de facto” no da pasos significativos hacia la democracia, quitando persecuciones, prisiones, destierros e inhabilitaciones dictatoriales y cambiando el modelo totalitario rotundamente fracasado que mata a la economía productiva y castiga a la población con la miseria.

¿Van los hechos en esa dirección, o más bien las palabras-promesas van por ahí y los hechos en la dirección contraria?

Condiciones para la reconstrucción nacional

Sin eliminar la hiperinflación no hay vida, y no es posible frenarla sin refinanciar la inmensa deuda e incrementar aceleradamente la producción nacional, desastres a los que llevó el régimen mucho antes de las sanciones. Es indispensable una inversión multimillonaria sostenida, lo que no puede ocurrir sin garantías jurídicas y sin un modelo abierto a la iniciativa privada. Sin ese cambio sustancial no es posible crear oportunidades para que millones de venezolanos tengan trabajo productivo y bien remunerado. Sin cambio global de enfoque tampoco es posible el apoyo internacional con movilización nacional de la sociedad civil activada y articulada.

Obviamente todo esto exige un Estado democrático que desata y estimula el talento y la creatividad de millones de venezolanos y de miles de organizaciones intermedias muy variadas.

¿Va el gobierno “de facto” en esa dirección?

Desearíamos que así fuera y a veces se escuchan algunas promesas en esa dirección. Pero no lo hará el régimen mientras sienta que tiene otras alternativas y no sea obligado por el malestar nacional de millones y la presión internacional de las democracias e instituciones de derechos humanos. Tenemos que ver hacia dónde van los hechos y decisiones más recientes del Poder Ejecutivo-Judicial. Al tiempo que prometen diálogo hacia la democracia, los hechos van a atornillar la dictadura. Permítanme nombrar muy rápidamente solo 10 políticas: no opiniones mías, sino hechos evidentes del régimen.

  1. Criminalización de las ONG, su control dictatorial y obligación de demostrar su inocencia. Así mismo de los organismos internacionales y ONG de apoyo.
  2. Control total de los medios de comunicación social con exclusión de la sociedad.
  3. Promoción del anticonstitucional Estado comunal con eliminación del poder municipal y de las votaciones individuales libres y secretas.
  4. Mantenimiento del secuestro de los partidos opositores y de sus tarjetas.
  5. Inhabilitación, persecución y exilio de dirigentes democráticos.
  6. Centenares de presos políticos.
  7. Con un CNE algo mejorado, pero que nada puede hacer si el Poder Ejecutivo-Judicial dictatorial no quiere.
  8. Discriminación en toda la vida nacional con el carnet del partido oficial y la división del país en patriotas y “derecha” delincuente que, como tal, debe ser excluida y perseguida (como en Cuba).
  9. La Fuerza Armada Bolivariana es y debe ser partidista; quien no lo sea es enemigo de la patria.
  10. Mantenimiento de la injerencia cubana en los núcleos decisivos.

Necesitamos una ciudadanía movilizada para elecciones integrales y más allá, una negociación libre de toda ingenuidad y partidismo y una presión internacional en la que Europa y América se den la mano en ayuda de la vida digna y libre de los venezolanos.

Etiquetas

Noticias de Venezuela Politica Noticias de Nueva Esparta Opinion Derechos Humanos en Venezuela Presos Politicos Dictadura en Venezuela Nacionales Noticias Nacionales Perseguidos Politicos DDHH Internacionales Noticias Estado Nueva Esparta Noticias Regionales Crisis Humanitaria Crisis Economica Cultura Noticias Internacionales Nicolas Maduro Estado Nueva Esparta Economia Crisis Social Turismo en Isla de Margarita IAPOENE Resolucion 008610 Chavez Manifestaciones en Tachira FILCAR 2015 Leopoldo Lopez Libertad de Prensa Maria Corina Machado SEBIN corrupcion Carnavales 2015 Maduro Movimiento Estudiantil UNIMAR Deportes Diosdado Cabello Hugo Chavez Libertad de Expresion 4 de febrero de 1992 Gobierno de los EEUU Isla de Margarita MUD OEA Turismo Fundacion UDC Lilian Tintori Inseguridad en Venezuela ONU Primero Justicia Barack Obama Estado Sucre Golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 INEPOL Mesa de la Unidad Democratica dictadura Capriles Radonsky Cumana Defensor del Pueblo España Jony Rahal Voluntad Popular Henrique Capriles Radonski Lista Falciani Nelson Bocaranda PNB Secretario General de la OEA Swiss Leaks 12 de Febrero Colombia Cristina Fernandez Escolta de Diosdado Cabello lo acusa en Washington de narcotráfico Historia de Venezuela Jesus Chuo Torrealba Marianela Salazar Municipio Antolín del Campo CAMPO Noticias de Uruguay Pedro Leon Zapata RUNRUNES Rodriguez Torres TSJ Tarek William Saab Autorizan uso de armas mortales contra protestas en Venezuela CENCOEX Cartel de los Soles Caso HSBC Escolta denuncia a Diosdado Fidel Castro HSBC La Asuncion Manifestaciones en Caracas Municipio Mariño PODEMOS España Partido PODEMOS Sebastiana sin Secretos Teodoro Petkoff dictador historia Alberto Nisman Argentina CADIVI CNE Caricatura Chavismo Devaluacion del Bolivar Estado Merida FARC Guerra Economica Helicoide Inflacion en Venezuela Leamsy Salazar Luisa Ortega Diaz Manifestaciones en Merida Maxidevaluacion Municipio Gomez Ocho militares del anillo de seguridad de Maduro también huyeron Padrino Lopez Simon Bolivar UCAT UCV democracia 12F Alcaldia de Mariño Asamblea Nacional Blanqueo de Capitales Empresas de Maletin Estado Bolivar Farmatodo Fernando Luis Egaña Gobierno Español Golpe de Estado al Presidente Maduro Guayana HRW Hiperinflacion Human Rights Watch Indice de Miseria Investigacion Jorge Giordani Juan Carlos Monedero Juangriego Marta Colomina Megadevaluacion Ministerio Publico Ministro de la Defensa Municipio Diaz Municipio Tubores Noticias de Argentina Noticias de Colombia PDVSA Pedro Claver Cedeño Periodista Eladio Rodulfo Gonzalez Pollo Carvajal Porlamar Reporteros sin Fronteras SIMADI Tabare Vasquez UCAB UDO Universidad de Oriente Venezuela Primero en Indice de Miseria 2014 AD Accion Democratica Alberto Barrera Tyszka Andres Oppenheimer Autoritarismo BCV BID Banco Central de Venezuela CNP Carnaval de Carupano Carnaval del Mar Carnavales de El Callao Censura en Venezuela Cesar Miguel Rondon Convenio Cambiario 33 Corte IDH Cupo Viajero DECLARACION DE TBILISSI DISCURSO DE ANGOSTURA Educacion Efemerides Efemerides de Margarita Empresas Basicas Fiscal General de la Republica GNB Hugo Carvajal Iglesia Venezolana Laguna de La Restinga Monedero Municipio Marcano Nelson Mandela Noticias de Chile Operacion Jerico Oscar Arias Pedro Llorens Pensamientos de Simon Bolivar Puerto Libre RSF RSF 2015 Rodolfo Marcos Torres RupertiGate SICAD SIDOR Salvador Allende Sistema Cambiario Sistema Marginal de Divisas Tasa SIMADI Tribunal de la Haya UNES UPEL Víctimas inocentes del 4 de Febrero de 1992 William Brownfield Wilmer Ruperti