domingo, 24 de enero de 2021

El balón salvavidas

 

El balón salvavidas

Suelo preguntarme, y no en contadas ocasiones me ha tentado la posibilidad de interrogar a quienes presumo se interesan en este recurrente divagar en torno a la tragedia venezolana, si  no estaré, como se dice comúnmente, y valgan las frases hechas, predicando en el desierto o arando en el mar, pues, tal reza el refrán, no por mucho madrugar amanece más temprano, y poca o ninguna autoridad parecieran tener las palabras (al menos las mías) frente al poder disuasorio de las armas y del pánico a ser contagiado por la peste amarilla. Sin alivio al desasosiego, y a fin de no fatigar al invisible lector remachando una vez más lo concerniente a la podredumbre nicochavista o chavo madurista, las mismas miasmas son, o al delirio conspiranoico del ciudadano Trump, bye, bye, Mr. America!, decidí cambiar de tercio y dedicar la faena de esta semana al creativo quehacer del cardiólogo e inventor neoespartano José E. Herrera M.D. F.A.C.C.

Sobran razones para acometer el antedicho propósito. Me limitaré a enumerar tres: primero, la sobresaturación informativa inherente al coronavirus y el consiguiente paso a segundo plano de otros males y trastornos de salud tan letales como la pandemia, entre ellos, la insuficiencia cardíaca, la cual afecta a 2% de la población mundial, es decir, a aproximadamente 160 millones de personas; después, la voluntad manifiesta, inmanente en las indagaciones, hallazgos y propuestas del Dr. Herrera, de mejorar sustantivamente  la calidad de vida de quienes padecen la mencionada cardiopatía, minimizando el uso de fármacos, cirugías y artilugios reguladores; y, last but not least, porque se trata de una notable invención de un científico venezolano, y el orgullo nacional y nuestra autoestima colectiva no pueden ni deben sustentarse exclusivamente en el virtuosismo, las hazañas y la belleza de músicos, deportistas y misses.

En Margarita se le conoce simplemente como «Cheo» Herrera, mas no se trata, cual podría derivarse de tan confianzudo tratamiento, del socorrido médico de provincias protagonista de edulcoradas novelitas y lacrimógenas películas equívocamente nombradas «del corazón» —las siglas F.A.C.C. (Fellow, American College of Cardiology) certifican su solvencia y seriedad—, sino de un profesional de prestigio, ganador de premios nacionales e internacionales a la innovación cardiovascular, miembro de las sociedades europeas y americanas de insuficiencia cardíaca (EHFSA y HFSA) y poseedor de 7 patentes (3 americanas, 2 europeas, una rusa y una suiza), que aseguran la propiedad intelectual de sus logros en procura de alternativas a la medicación y la cirugía convencionales para el tratamiento de la afección que impide al corazón bombear sangre con la eficacia requerida por el organismo. De esa búsqueda daba cuenta, en 2016, un reportaje publicado en El Impulso de Barquisimeto. En la información del diario larense se leía: «Una importante investigación se realiza en tierras venezolanas, con el inicio del Protocolo de Estudio de una nueva estrategia para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca, que se empezó a realizar por primera vez en un ser humano, con el aval científico de la Asociación de Cardiología. José “Cheo” Herrera, médico cardiólogo venezolano, reconocido como el maestro de la vena cava en el mundo, fue el propulsor de esta investigación y de la fabricación de un catéter de dos vías, el cual porta un balón que es capaz de regular el flujo sanguíneo al corazón que han denominado el Dispositivo Herrera».

La idea del catéter balón caval regulador de flujo —balón Herrera—,  etiquetada de revolucionaria y milagrosa por algunos comunicadores, como yo, poco conocedores de los arcanos de la anatomía y escasamente ejercitados en el oficio de la divulgación científica —actividad elevada en nuestro país a la categoría de género periodístico por Arístides Bastidas— se gestó,  según  palabras del médico margariteño en entrevista concedida a la Dra. Emilia Martínez, «con el objetivo de mimetizar el modelo natural espontáneo regulador de flujo existente en la unión cavo diafragmática derecha, llamado estenosis dinámica de cava inferior (VCI), descubierto en nuestra unidad de cardiología, donde pudimos comprobar beneficios clínicos como cambios de la clase funcional del paciente con insuficiencia cardiaca, disminución de las readmisiones a la emergencia y disminución importante de la cantidad de medicamentos, especialmente diuréticosEl dispositivo en sí tiene un diseño especial en forma de gota, es de poliuretano (para reducir las trombosis) y, en su superficie, tiene unos surcos que permiten el flujo caval en caso de oclusión total sostenida cuando el paciente realiza maniobras cual la valsalva (exhalación de aire con la glotis, la boca o la nariz cerradas), tose, ríe o levanta peso durante lapsos prolongados. El balón va conectado a un catéter de 2 vías, una para inflación y otra para avanzar hasta el sitio donde ejercerá su función de regulación de flujo caval. Este catéter puede ser empleado para uso agudo y crónico, bien por vía venofemoral o por vía subclavia, dependiendo de la necesidad del paciente y la estrategia terapéutica a corto o largo plazo».

No proponían las líneas precedentes una detallada y minuciosa descripción del proceso que condujo del descubrimiento de una solución factible al problema del flujo deficitario de sangre a la invención del balón de contrapulsación. Tampoco pretendían explorar en profundidad los alcances de un proyecto cuyos intríngulis son esquivos a los no iniciados en el mester hipocrático. Las instituciones académicas y científicas calificadas para ello han reconocido y laureado su invaluable potencial. En Israel se le confirió el premio ICI (Innovación en cardiología intervencionista), y en Estados Unidos y Europa hay solicitudes de patentes en curso dirigidas a producir masivamente lo que me atrevo a llamar válvula salvavidas. En tanto tal, el mismo ha de sortear los intereses crematísticos de la industria farmacéutica y los no menos pecuniarios de los mercaderes de cirugías invasivas. Semejante asimetría competitiva me recuerda una anécdota referida por el diseñador e inventor estadounidense Buckminster Fuller en conferencia dictada en el auditorio de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela a finales de la década de los sesenta del pasado siglo.

El creador de las cúpulas geodésicas autoportantes, para quien diseñar consistía en hacer lo máximo con lo mínimo, había patentado al menos 28 invenciones a lo largo de su vida, entre ellas un automóvil de bajo consumo de combustible, pensado para aparcar de lado en espacios pequeños, sin necesidad de avanzar o retroceder. Uno de los gigantes de la industria automotor de Detroit —General Motors, creo— se interesó en el ingenioso vehículo y le compró a Fuller la licencia correspondiente… ¡para no fabricarlo jamás!  No pudo en esa ocasión vencer David a Goliat.

En lo inmediato, el procedimiento concebido por el maestro de la vena cava ha de demostrar su seguridad a la Food and Drugs Administration (FDA), mediante un estudio en el Texas Heart Institute (Houston, Texas), a objeto de obtener la necesaria aprobación con miras a poner al alcance de quien lo necesite un producto —el balón Herrera— de utilidad universal y probada eficacia. Y hasta aquí llegamos. Solo resta esperar que la información vertida aquí, con las previsibles tachas propias de un lego en temas biológicos, pueda ser corregida y aumentada por quienes en este y otros medios cubren las fuentes de ciencia y tecnología. De ser así, puedo despedirme, dándome por satisfecho; pero, antes del hasta luego, es preciso aclarar que, a pesar de haber copiado fielmente los textos en cursivas, los errores u omisiones susceptible de macular la presente reseña deben cargarse a mi cuenta. Ciao! Hasta el domingo próximo, si el tiempo, la pandemia, la mafia roja y, naturalmente, el corazón lo permiten.

 

Con Maduro o sin Maduro

 

Con Maduro o sin Maduro

Resulta que debemos hacer pronto una remodelación estratégica en la lucha contra la dictadura. Es correcto, siempre se deben repensar y afinar los instrumentos de lucha. Pero eso no quiere decir que las reformas sean cualquier reforma y ya y sin sopesarla debidamente. Yo he repetido, verbigracia, que cuando se da por terminada la línea opositora dominante porque su tiempo, dos años, se agotó, uno no puede dejar de pensar en los veintitantos años que  fulano o sutano han fracasado, y a veces sin un solo logro, en su discurso abundoso y en su escasa o torcida praxis. Hasta algunos ya no están en este mundo, otros en Miami o Madrid, o han hecho mutis y son inubicables. Hay los que siguen con una fiera intensidad, lo cual es meritoria constancia, pero no parece tener muchos avales si sopesamos su escaso average histórico. Si a ver vamos yo diría, por ejemplo, que Capriles y Guaidó han logrado unas cuantas cosas que no son nada despreciables, por distintas que sean, dada la baja intensidad promedio de nuestra resistencia.

También eso, muy a la moda, de “hacer política”, ir a la concreto, alejar la fantasía y lo simbólico, poner los pies en la tierra, ensuciarse las manos, rechazar el inmediatismo infantil, no temerles a las habladurías por intentar encuentros cercanos a la tiranía y sobre todo nacionalizar la oposición y movilizar sincronizada y aluvionalmente a nuestro pueblo y votar, votar, votar en cualquier situación por nociva que sea. Y bien creo que todo esto, en abstracto, es muy razonable y debatible. Pero, por el momento, en el país entumecido, me parecen tan fantasiosas y lejanas como las que suelen ser objeto de críticas algo frenéticas contra el statu quo opositor. O, cuando han sido actualizadas en fechas recientes, claro la mesita, han sido tan fatales que lo poco que queda es una minúscula e inaudible “oposición” títere del gobierno. Por supuesto que no tiene por qué ser así, es simplemente recordar que del enunciado de los principios a las realidades hay un buen trecho.

Yo creo que ciertamente tenemos que rediseñar la estrategia opositora, tanto por los caminos sin salidas visibles a que hemos llegado -nosotros todos-, cuanto porque parece que el entorno internacional, que todo el mundo reconoce como necesario, así sea en cantidades diferentes, va a moverse, sobre todo por el ritmo asombrosamente vigoroso y  pisapasito de Joe Biden. Pero vamos a conservar lo que tenemos y a partir de allí vamos sumando, girando o rehaciendo. Tenemos, diría, un hombre justo a la cabeza, que lidera las encuestas, ciertamente disminuido, un entorno internacional amplio y comprometido que es el único nombre propio que por ahora conoce y reconoce, y una unidad de partidos muy golpeada, pero unidad al fin. Se trata entonces de evolucionar más que de decretar una nueva etapa republicana ideal, la de los políticos que hacen política-política y la del pueblo que actúa como pueblo y, por último, votan y votan. Quizás esto sea más realista y más modesto que comenzar con otras plataformas y nuevos jefes emergentes por decreto. Paradójicamente, hay mucha prisa para que actuemos despacio -al son de la política concretísima- y más calculada que emocionalmente. De acuerdo, pero apliquemos el principio al cambio mismo.

Estamos, pues, en un momento de transición en el movimiento de resistencia. Y ya se han formulado una suerte de programas que si uno los deshuesa un poco ve que no son sino cautos prolegómenos. Salvo los gritos guerreros de Ledezma, los de María Corina son más discretos, pero que ya hasta los trumpistas los tildaron de realismo mágico. En el fondo todos quieren elecciones decentes, vía pacífica y a la postre mínima reconciliación del país. Hasta se parecen demasiado. Pero quedan unos vacíos nada desdeñables: si vamos a elecciones, vamos a ir de verdad así haya una tarjeta única con el retrato de Maduro o algún sucesor; pero bueno, no es lo principal a mi entender, sino si reconocemos los llamados electorales, muy sucios o algo más limpios, qué hacemos con Maduro legitimado hasta el año 24, cómo cohabitamos con semejante régimen; sí oponiéndonos, pero también tenemos que colaborar para que el país en terapia intensiva no se acabe de morir. Por ahí hay un referéndum, ¿se le aplica el votar y votar? La cosa no es fácil. Y allá fuera se puede apostar que se van a barajar muchas cosas, tan curiosas como Irán o Cuba que hoy solo miran expectantes al vicepresidente de Obama. Estamos en transición, no se apresuren.


¿Por qué el J. M. de los Ríos?

 

¿Por qué el J. M. de los Ríos?

Desde 2018 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos está emitiendo medidas cautelares para tratar de garantizar de algún modo el funcionamiento del Hospital de Niños J. M. de los Ríos. No hay otro centro de salud como este en el país, y eso muy a pesar de la demagogia del comandante muerto y de su heredero, porque nunca pudieron igualar ni siquiera la infraestructura física de este recinto que fue fundado en 1939.

Hace unos días cerró el Servicio de Nefrología del hospital de niños. Con eso, aproximadamente 500 pacientes quedan sin atención especializada. Muchos venían de otras ciudades y pueblos porque aquí encontraban diagnóstico, respuestas y un personal altamente especializado que los ayudaba a ellos y a sus familias a sortear las dificultades para obtener la cura de sus enfermedades.

Es lamentable que eso pase por debajo de la mesa. Todo el país parece girar alrededor del asunto político, de lo que dicen o dejan de decir en las dos asambleas o hasta de una novena estrella para la bandera. Nadie mira hacia esos niños y sus padres, que ya no tienen esperanzas de poder acceder a tratamiento especializado.

Ni siquiera procurando ellos los medicamentos o los tratamientos, que es lo que habían estado haciendo y todavía se hace en los servicios del hospital que permanecen abiertos. Es que no hay manera de contar con médicos especialistas dedicados a la medicina pública si lo que les pagan mensualmente son 4 dólares. Muchos profesionales se preguntarán si vale la pena el sacrificio cuando en realidad a veces se ven de manos atadas porque no tienen cómo sacar adelante a esos niños enfermos. Es demasiado dolor.

Las voces que han denunciado la precariedad del hospital han logrado las medidas cautelares para los pacientes de 13 servicios, que incluye el de Neurología que acaba de cerrar. Pero esto no ha causado el efecto esperado. Nadie del régimen se ha dignado a voltear la mirada hacia el centro de salud, hacia sus médicos o hacia sus pacientes ni ha planteado la urgencia de asignarle los fondos que necesita.

Es tan grave el estado del centro, que ni siquiera tiene agua, pero esto ocurre con todos los hospitales que construyeron antes de la plaga roja. El régimen los dejó perder, fue una de las primeras acciones del comandante muerto. Pensó en su propio beneficio y el de su padre político, Fidel Castro, porque le quitó el presupuesto al sistema de salud creado por la democracia para dárselo a los cubanos.

Los rojitos son culpables de lo que le ocurra a estos pacientes y a los cientos de otros niños que no tendrán ahora adónde acudir para recuperar su salud. Se siguen acumulando crímenes, pero menos mal que hay quienes llevan la cuenta.

Un venezolano compró un edificio de Zara por 6 millones de euros en España

 

Un venezolano compró un edificio de Zara por 6 millones de euros en España

Aunque la información no se conocía, la venta del inmueble se habría producido hace varios meses

Un venezolano compró un edificio de Zara por 6 millones de euros en España
Archivo

Un inversor venezolano compró por 6 millones de euros el edificio de la compañía de modas Zara, ubicado en en una importante zona comercial de la ciudad española de Almería, publicó el medio local La Voz según fuentes cercanas a la negociación.

Pontegadea, que es el principal accionista de Inditex, la multimillonaria empresa fundada por Amancio Ortega, ejecutó la venta del inmueble de tres plantas, que estaba cerrado desde finales de septiembre del año pasado.

No se ha conocido hasta ahora cuáles son los planes que tendría el inversor venezolano que presuntamente habría adquirido la propiedad. Aunque la información no se conocía, la venta se habría producido hace varios meses.

El medio La Voz indicó que el empresario adquirió la titularidad a cambio del aseguramiento de un inquilinato a largo plazo.

La compañía Inditex anunció una estrategia de ajustes y cierre de sus tiendas comerciales, que afectaría alrededor de 300 establecimientos de su red en toda España, salpicando también otras marcas como Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius y oysho.

Zara había ocupado esos espacios, en pleno centro de la capital, desde hace 30 años. La red comercial de Inditex en España actualmente está conformada por un total de 1.567 tiendas, divididas entre sus 8 marcas comerciales: Zara (406), Pull&Bear (195), Massimo Dutti (180), Bershka (187), Stradivarius (274), Oysho (169), Zara Home (123) y Uterqüe (33).

Juan Guaidó respondió a Jorge Rodríguez: “Ustedes deberán rendir cuentas por el saqueo”

 

Juan Guaidó respondió a Jorge Rodríguez: “Ustedes deberán rendir cuentas por el saqueo”

El presidente del Parlamento chavista mostró durante una rueda de prensa una carta en la que presuntamente la presidencia encargada de la República, a través de un bufete de abogados, negó el uso del oro depositado en el Banco de Inglaterra para la compra de vacunas contra el covid-19

Juan Guaidó respondió a Jorge Rodríguez:
Yuri Cortéz / AFP

Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de la República por decenas de países, respondió este sábado a los señalamientos que en su contra hizo Jorge Rodríguez, presidente del Parlamento chavista.

El oficialista, en una rueda de prensa que ofreció desde los jardines del Palacio Federal Legislativo, aseguró que el líder opositor lidera una “operación gigantesca de corrupción” para apropiarse de los activos venezolanos en el exterior.

Guaidó llamó ventrílocuo a Rodríguez y aseguró que sus acusaciones forman parte de la propaganda de desinformación y el lenguaje de odio que promueve el régimen.

“Mientras usurpen funciones y estén señalados por delitos de lesa humanidad, seguirán protegidos los activos por nuestros aliados y ustedes deberán rendir cuentas por el saqueo”, escribió el opositor en Twitter.

El funcionario chavista mostró una carta en la que presuntamente el equipo de Guaidó, a través de un bufete de abogados de Estados Unidos, negó el uso del oro depositado en el Banco de Inglaterra para la compra de vacunas contra el covid-19 para comenzar su aplicación en Venezuela.

“Es inconcebible. Incluso cuando el gobierno bolivariano firmó el año pasado un acuerdo con la directiva de esta Asamblea Nacional, con el representante médico Julio Castro y el ministro de la Salud, para que se cumpliera con la vacunación, estos ladrones dicen que ese dinero no puede ser utilizado. ¿Por qué? Porque el sueño principal de Guaidó es hacerse con ese oro y será bañarse en él. Sátrapa, ladrón”, manifestó.

“Con los fondos bloqueados en el exterior, Venezuela holgadamente podría pagar todas las vacunas contra el covid-19 para los más de 30 millones de venezolanos, incluidos los venezolanos que se encuentran en el exterior y los extranjeros que viven desde hace años en Venezuela”, aseguró Rodríguez.

Sobre este punto, destacó Guaidó que su gobierno encargado está listo para buscar aportes directos a los organismos multilaterales para la adquisición de las vacunas y que se atienda la emergencia humanitaria que, afirmó, generó el régimen socialista.

“Lamentamos que no se utilizara ni 1% de las pruebas donadas por la Organización Panamericana de la Salud y que persigan a trabajadores las ONG”, finalizó el opositor.

20 años de los cambios en el bullpen con los que Chávez puso su bota sobre la cultura nacional

 

20 años de los cambios en el bullpen con los que Chávez puso su bota sobre la cultura nacional

21 de enero de 2001. En su maratónico programa Aló, presidente, el mandatario anunció la llamada revolución cultural que se proponía, según él, acabar con una cultura para las élites, acercarla al pueblo y darle paso a nuevas generaciones. Despidió desde su programa de televisión, y con jerga beisbolística, a Sofía Ímber, Mirla Castellanos, José Ramón Medina y Alexis Márquez Rodríguez, entre muchos otros. Hubo indignación nacional e internacional. Comenzó una tormenta que arrasó con una sólida y reconocida infraestructura. La verdadera revolución había comenzado muchos años antes con la creación de Monte Avila Editores, la Biblioteca Ayacucho, el Museo de Arte Contemporáneo Sofía Ímber, el Celarg y el sistema de orquestas, grandes obras de la democracia, por solo mencionar algunas

Revolución cultural chávez cultura
Museo contemporáneo de arte Sofía Ímber

21 de enero de 2001. Aló, presidente. Hugo Chávez. Un anuncio. Y el comienzo del fin de la reconocida infraestructura cultural venezolana con la llamada “revolución cultural”. Según el fallecido presidente, las instituciones estaban dirigidas por y para las élites, dejando al pueblo sin acceso al arte. Y no, no era así.

En ese entonces, Caracas era una de las grandes capitales culturales de la región. Los museos albergaban importantes colecciones de arte, sus teatros recibían reconocidas producciones y la ciudad era parada obligatoria de grandes espectáculos internacionales. Había propuestas artísticas y culturales para todo público. Pero todo acabó con la llegada de la revolución cultural de Chávez, que arrasó con todo a su paso.

La noticia llegó un domingo durante su programa Aló, presidente. Chávez comenzó su alocución comentando la victoria del Magallanes, el equipo de beisbol del que era fanático: “Ayer ganó el Magallanes al Cardenales de Lara”. Más adelante, luego de un par de llamadas de ciudadanos y de discutir algunos puntos de su agenda política, hizo el anuncio: “Llegó la hora de arrancar la revolución cultural bolivariana creadora y liberadora”, comenzó.

Su afición al beisbol era tal que no pudo desaprovechar la oportunidad para usar la jerga beisbolística para explicar sus decisiones gubernamentales: “Quiero anunciar lo siguiente: ¡Cambios en el bullpen! En la lomita, en el center field, en el right field, en primera base. Hay un cambio casi completo. ¡Llegó la hora de arrancar la revolución cultural bolivariana creadora y liberadora!”.

Y con esta revolución también llegaron nuevos nombramientos, ratificaciones y destituciones. Durante el maratónico programa, Chávez anunció la remoción de 16 directores de museo e instituciones artísticas, la confirmación en sus cargos de 10 gerentes culturales y la designación de 19 nuevos funcionarios de alto rango. “Los cambios se harán efectivos a partir del día de mañana”, afirmó.

Entre los despedidos destacaban los nombres de Mirla Castellanos, presidenta de la Fundación Casa del Artista; María Elena Ramos, presidenta del Museo de Bellas Artes; José Ramón Medina, fundador y presidente de la Biblioteca Ayacucho, Alexis Márquez Rodríguez, presidente de la Editorial Monte Ávila. Y hubo uno que tuvo gran resonancia internacional: el de Sofía Imber, fundadora y presidenta del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas.

cultura
Portada de El Nacional del 21 de enero de 2001

En ese entonces, el primer mandatario explicó que los cambios eran producto del trabajo realizado por el viceministro de Cultura y presidente del Consejo Nacional de la Cultura (Conac), Manuel Espinoza. “Esto lo veníamos preparando. Hemos arrancado con algunos proyectos, pero qué difícil es este mundo de la cultura. ¡Cómo se ha manejado! Claro que ahí ha habido un gran aporte al país. Eso no lo vamos a negar, pero la cultura se viene elitizando, al ser manejada por élites. Como dice el viceministro: un principado. Príncipes, reyes, herederos, familias, se adueñaron de instituciones, de instalaciones que le cuestan miles de millones de bolívares al Estado”, manifestó Chávez.

Era la primera vez que un presidente venezolano intervenía de esa manera en la remoción administrativa de los cargos culturales, sometiendo a los destituidos al descrédito público. Antes de que Chávez llegara al poder, en febrero de 1999, la máxima autoridad del Conac, instituto autónomo creado en 1975 para coordinar y ejecutar las políticas vinculadas a las artes y la acción cultural,  era quien designaba a los directores de las instituciones. Por esto, la forma en que se hizo el anuncio generó muchas críticas; sin embargo, para Espinoza era la única manera de hacerlo. “Era necesario hacerlo de esa forma , rápida, en bloque, con firmeza, para evitar todos los juegos de estilos que han existido en relación con los compromisos, filiaciones, tradiciones de amistad, de compadrazgo”, aseguró entonces el viceministro, quien decidió el despido de personas con las cuales compartió durante años de trabajo y con las que entabló, incluso, amistad.

Cuando se realizó el anuncio no se conocía con exactitud en qué consistía la revolución cultural que planteaba Chávez; sin embargo, Espinoza explicó en una entrevista para El Nacional que se trataba de una reestructuración de las instituciones culturales que tanto los nuevos directivos, como los ratificados en sus cargos, debían preparar en 120 días para ejecutar en un periodo de cinco años. “La constitución y reglamentos de cada organismo serán replanteados e intentaremos un modo de acción que esté articulada en un consejo, como en el sector del libro y la lectura”, dijo.

Sobre cuáles fueron los criterios para las destituciones, ratificaciones y nombramientos efectuados, el entonces viceministro de Cultura explicó que querían gente joven: profesionales, intelectuales, artistas para relevar a las personalidades salientes. “Es necesario el relevo y es una responsabilidad primaria de estos nuevos actores del proceso, y de todo gerente cultural, el preparar a las nuevas generaciones de profesionales que los puedan suplir”, indicó.

Reacciones: indignación

Luego de conocerse las destituciones, las reacciones por parte del sector cultural no se hicieron esperar. Sin duda, la remoción que más molestia generó en el gremio fue la de Sofía Ímber, fundadora del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, que por muchos años llevó su nombre y que, además, fue uno de los más importantes de Latinoamérica y uno de los pocos que tuvo colecciones propias de grandes maestros del arte como el colombiano Fernando Botero, Pablo Picasso y obras de Bacon, Braque, Calder, Chagall, De Kooning, Léger, Matisse, Miró, Mondrian, Soto, Torres-García, Vasarely y Zitman.

“Nunca aspiré a los privilegios de la inamovilidad, porque comprendo que está en la naturaleza de la política la toma de decisiones que el Gobierno considere pertinentes”, dijo entonces Ímber.

Sofía Ímber cultura
Sofía Imber, fundadora y expresidenta del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas

Asimismo, Mirla Castellanos, que fue retirada de la Casa del Artista, aseguró en aquel momento: “No soy revolucionaria, porque soy pacifista, y sí les di impulso y oportunidades a los grupos populares”.

El pintor colombiano Fernando Botero, a los pocos días del anuncio, hizo pública su “indignación y asombro” en una carta pública. El intelectual Ernesto Mayz Vallenilla consideró estos cambios como “una agresión contra la cultura y educación”. “Ha llegado la hora del designio destructor que anima al actual gobierno contra todo aquello que no sea afecto y obediente al mandato del caudillo. Dicho en otras palabras, lo que se avecina para Venezuela es un régimen totalitario al estilo nazi, peronista o fidelista”, dijo el filósofo.

En ese entonces, el sociólogo Antonio Cova consideraba que el gobierno corría el riesgo de que evocaran con su revolución la de China. “Una verdadera revolución es llevar la cultura a todos los ámbitos de la educación y dar recursos, lo que no ha hecho Chávez hasta ahora. Lo que empezó como una gracia en su programa de radio terminó en una morisqueta, pues logró enfurecer a los destituidos y hacer sentir mal a los nuevos cargos”.

Además, indicó que Chávez debía borrar de su discurso la palabra revolución, puesto que no comprendía nada más allá que una simple renovación de cargos. “Han puesto a gente más maleable. Al mandatario no le interesa el sector, porque no sabe distinguir entre lo que es arte y la cultura popular”, agregó.

Falta de presupuesto para arrancar

Para llevar adelante la revolución cultural de Chávez, el viceministerio de Cultura y el Conac solicitaron al Ejecutivo 140 millardos de bolívares. Sin embargo, sólo recibieron 63 millardos. Tal asignación obligó a ambos organismos a paralizar algunos de sus programas, en espera de poderlos ejecutar una vez que su solicitud de un crédito adicional fuese atendida, pues tenían un déficit de 77 millardos de bolívares.

“Todos nuestros organismos adscritos y tutelados desde hace años vienen arrastrando presupuestos deficitarios. Les alcanza únicamente para cubrir nómina y gastos recurrentes de funcionamiento. De manera que les cuesta muchísimo, con las limitaciones presupuestarias, desarrollar los programas previstos en sus respectivos planes operativos anuales y emprender nuevos proyectos descentralizadores”, reconoció Mari Cruz Fadul, exdirectora general del Conac, en una entrevista en el año 2001.

El presupuesto para el sector cultural era insuficiente. Según estadísticas del Conac, el promedio de la asignación real, en el período comprendido entre 1990 y 2001 y en relación con el presupuesto global de la Nación, era de 0,03%, cuando lo que establece la Unesco es una asignación de 5%.

Entonces, no sólo bastaba decretar la revolución cultural, que no fue más allá de una simple renovación de cargos, la creación del Ministerio del Poder Popular para la Cultura –que acabó con el Conac-,  la Villa del Cine, la Universidad de las Artes (UNEARTES), el Centro Nacional del Disco (Cendis), la Fundación Librerías del Sur, los canales de televisión Ávila, Vive, Colombeia y TVES, entre otros, y la demolición de una infraestructura que dos décadas no tiene logros que mostrar.

La verdadera revolución cultural había comenzado en Venezuela muchos años antes del anuncio de Hugo Chávez con la creación de Monte Avila Editores, la Biblioteca Ayacucho, la Galería de Arte Nacional, el Museo de Arte Contemporáneo Sofía Ímber, el sistema de orquestas y un sin número de fundaciones privadas. Ya lo había dicho Sofía Ímber: “Nosotros somos la revolución”.

*Este es el primer trabajo de una serie que se publicará hasta el día miércoles


Etiquetas

Noticias de Venezuela Politica Noticias de Nueva Esparta Opinion Derechos Humanos en Venezuela Presos Politicos Dictadura en Venezuela Nacionales Noticias Nacionales Perseguidos Politicos DDHH Internacionales Noticias Estado Nueva Esparta Noticias Regionales Crisis Humanitaria Crisis Economica Cultura Noticias Internacionales Nicolas Maduro Estado Nueva Esparta Economia Crisis Social Turismo en Isla de Margarita IAPOENE Resolucion 008610 Chavez Manifestaciones en Tachira FILCAR 2015 Leopoldo Lopez Libertad de Prensa Maria Corina Machado SEBIN corrupcion Carnavales 2015 Maduro Movimiento Estudiantil UNIMAR Deportes Diosdado Cabello Hugo Chavez Libertad de Expresion 4 de febrero de 1992 Gobierno de los EEUU Isla de Margarita MUD OEA Turismo Fundacion UDC Lilian Tintori Inseguridad en Venezuela ONU Primero Justicia Barack Obama Estado Sucre Golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 INEPOL Mesa de la Unidad Democratica dictadura Capriles Radonsky Cumana Defensor del Pueblo España Jony Rahal Voluntad Popular Henrique Capriles Radonski Lista Falciani Nelson Bocaranda PNB Secretario General de la OEA Swiss Leaks 12 de Febrero Colombia Cristina Fernandez Escolta de Diosdado Cabello lo acusa en Washington de narcotráfico Historia de Venezuela Jesus Chuo Torrealba Marianela Salazar Municipio Antolín del Campo CAMPO Noticias de Uruguay Pedro Leon Zapata RUNRUNES Rodriguez Torres TSJ Tarek William Saab Autorizan uso de armas mortales contra protestas en Venezuela CENCOEX Cartel de los Soles Caso HSBC Escolta denuncia a Diosdado Fidel Castro HSBC La Asuncion Manifestaciones en Caracas Municipio Mariño PODEMOS España Partido PODEMOS Sebastiana sin Secretos Teodoro Petkoff dictador historia Alberto Nisman Argentina CADIVI CNE Caricatura Chavismo Devaluacion del Bolivar Estado Merida FARC Guerra Economica Helicoide Inflacion en Venezuela Leamsy Salazar Luisa Ortega Diaz Manifestaciones en Merida Maxidevaluacion Municipio Gomez Ocho militares del anillo de seguridad de Maduro también huyeron Padrino Lopez Simon Bolivar UCAT UCV democracia 12F Alcaldia de Mariño Asamblea Nacional Blanqueo de Capitales Empresas de Maletin Estado Bolivar Farmatodo Fernando Luis Egaña Gobierno Español Golpe de Estado al Presidente Maduro Guayana HRW Hiperinflacion Human Rights Watch Indice de Miseria Investigacion Jorge Giordani Juan Carlos Monedero Juangriego Marta Colomina Megadevaluacion Ministerio Publico Ministro de la Defensa Municipio Diaz Municipio Tubores Noticias de Argentina Noticias de Colombia PDVSA Pedro Claver Cedeño Periodista Eladio Rodulfo Gonzalez Pollo Carvajal Porlamar Reporteros sin Fronteras SIMADI Tabare Vasquez UCAB UDO Universidad de Oriente Venezuela Primero en Indice de Miseria 2014 AD Accion Democratica Alberto Barrera Tyszka Andres Oppenheimer Autoritarismo BCV BID Banco Central de Venezuela CNP Carnaval de Carupano Carnaval del Mar Carnavales de El Callao Censura en Venezuela Cesar Miguel Rondon Convenio Cambiario 33 Corte IDH Cupo Viajero DECLARACION DE TBILISSI DISCURSO DE ANGOSTURA Educacion Efemerides Efemerides de Margarita Empresas Basicas Fiscal General de la Republica GNB Hugo Carvajal Iglesia Venezolana Laguna de La Restinga Monedero Municipio Marcano Nelson Mandela Noticias de Chile Operacion Jerico Oscar Arias Pedro Llorens Pensamientos de Simon Bolivar Puerto Libre RSF RSF 2015 Rodolfo Marcos Torres RupertiGate SICAD SIDOR Salvador Allende Sistema Cambiario Sistema Marginal de Divisas Tasa SIMADI Tribunal de la Haya UNES UPEL Víctimas inocentes del 4 de Febrero de 1992 William Brownfield Wilmer Ruperti